Adiós 2015

Lo se, llevo varias semanas sin pasarme por aquí todo lo que me gustaría. Surgen cada día prioridades que necesito afrontar, y cuando tengo un ratito prefiero quedarme en el sofá observando como juegan mis hijos, como se miran entre ellos, leyéndoles un cuento, que ponerme delante del ordenador, y cuando ellos se acuestan, estoy tan cansada, que prefiero estirarme en el sofá con mi marido, hablar de nuestras cosas y descansar.

Ya casi termina 2015, un año con más luces que sombras, la realidad.

Mañana Nochevieja…La última noche del año, no me suele gustar. Un año que pasa, y otro por delante. Siempre me invade cierta melancolía y os confieso, algo de miedo. Miedo a que algo pase, y de repente, todo cambie y de un giro 360º en mi vida, nuestra vida. Porque un año pasa rápido, pero pasan tantas cosas, y muchas de ellas, por suerte o por desgracia, no las podemos controlar.

Pero bueno, hay que mirar hacia adelante, avanzar y sentir que todo lo bueno está por llegar y algo malo también habrá, pero con cariño y amor (que tengo y tendré), seguro que todo saldrá, y saldrá bien.

Volviendo atrás, este 2015 ha dejado patente en nuestra vida, que si puedes con un hijo, puedes con dos, que ser cuatro mola, y que tengo la mejor familia que podría tener.

Mosaico

Leo ha pasado de ser un bebé minúsculo a un niño de 1 año, con 8 dientes, que ya empieza a dar sus primeros pasitos, que baila, que dice mamá y papá, además de tatatata, que empieza a quejarse cuando su hermano le quita cosas de la mano, y cuando quiere algo, señala con su dedito diminuto.

Gabriel, ha pasado de ser un niño con pañal, que chapurreaba, a llevar calzoncillos de estrellas y cochecitos de Pocoyó, hablar por los codos, pronunciar casi perfecto en inglés, beber leche con “palito” (pajita), ir al cole por primera vez, tener su primer amigo (se llama Jose), vivir la Navidad a tope, y ponerse malito muchas muchas veces.

Yo he vuelto al trabajo tras mi baja de maternidad, con algunos cambios, nueva oficina, nuevos compañeros, nuevo horario y nuevos proyectos.

Necesito un poco de tiempo, para poner en orden mis ideas y volver al blog, con las pilas cargadas. Pero si queréis podéis seguir nuestras aventuras por Instagram (@elbotedelosdeseos).

Un beso y feliz 2016.

Primeros meses de guardería

¡Buenos días!

Me lo habían contado, me habían avisado, me recomendaron que me esperara un año más, pero la verdad cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Ya no hablo del primer año de guarde, sino de los primeros meses.

Captura de pantalla 2015-11-03 a las 15.21.25

Nos planteamos llevar a Gabriel cuando tenía un año y medio a la guardería. Mi pediatra nos lo desaconsejó y la verdad, nos convenció bastante. En este post, podéis leer nuestra experiencia y el motivo por el que decidimos aplazarlo un año más.

Este año,  ya pensamos que era el momento. Gabriel tendría 2 años y medio, y bueno, era más fuerte, con más defensas, bla, bla, bla, bla… Pero desde el día 4 de septiembre solo ha ido al cole unos 20 días, y no hablo de días seguidos.

Recaída garganta, bronquitis, gastroenteritis, mocos, garganta, laringitis, garganta, mocos, fiebre, mocos, fiebre, garganta… y así una espiral mocosa imparable. Y como consecuencia Leo también lo ha pillado casi todo.

La gente me comenta que es normal, pero el otro día en el cole me dijeron que era uno de los niños que más faltaba… Lo puedo interpretar de dos manera:

– Una. Los niños van al cole con dosis de apiretal y dalsy pendiente de dar por la profe, porque sus papás no tienen otra que llevarlo.

– Dos. Mi niño es flojo, debilucho y lo pilla todo.

Así es que, entiendo que será una mezcla de las dos cosas: niños sin recuperarse en el cole, y mi hijo, que cuando va es porque está bastante recuperado, porque tengo la suerte de tener a unos padres 10, que pueden tenerlo en casa.

La verdad es que siento tristeza, porque lo veo flojucho, porque lo pasa mal, y nosotros con él y porque su hermano se llena de virus también cada dos por tres.

Lo bueno, es que siempre aprendes algo de las nuevas situaciones: que ahora ya si que si, no planifico nada. Vivo el día a día con los niños, porque no se como estará mañana o pasado o al otro.

Así es que, confirmo que mi segunda residencia es el pediatra, y que soy una mamá sufridora a tope (imagino que como todas).

Paciencia, me dicen… Pues eso, paciencia.

Pasad una buena semana.

Mamá, teno pipi

Buenos días.

Durante nuestras vacaciones de agosto, decidimos quitarle el pañal a Gabriel. La pediatra nos lo comentó en Julio, pero pensamos esperar hasta agosto, para liberar a mis padres de estar pendiente del pañal de Gabriel, ya que tenían en casa a todos mis sobrinos.

Confieso que era algo que se me hacía cuesta arriba. Había escuchado a papás comentar que se había enclaustrado en casa durante todo un fin de semana o algunos días, para tratar de conseguir avances, y la verdad es que pensaba: vacaciones, metidos en casa, con otro bebé que ya quiere estar más en el suelo que en brazos, pendiente de escapes de pipí, de carreras al orinal en el baño, etc, y buff, demasiada tela que cortar.

orinal

Ahora, casi un mes después, reconozco que ha sido mejor de lo pensaba. Pero veo que es algo que suele ocurrir con este tema. Nos agobiamos antes de tiempo con el pipi y caca, porque pensamos que es un gran cambio para ellos, pero en realidad es un cambio de chip para nosotros.

Ayer leía a Teresa de De lunares y naranjas, y vi que a ella le había pasado un poco lo mismo que a mi, y seguro que a muchos papás también.

Os comento algunas cosas que hicimos, que nos fueron bien, y otras que hicimos que a la larga, hemos visto, que no sirven de mucho.

1. SI. Quitarle el pañal al levantarse, y no ponérselo de nuevo hasta por la noche. Nada de pañal en la siesta.

2. SI. Comprar varios calzoncillos. Yo compré unos packs de zara, unos con unas estrellas y otros con anclas. Gabriel al calzoncillo lo llama “Estrella 1” porque tiene una estrella con el número 1 en la parte delantera.

3. SI. Inventar una frase motivadora cada vez que haga pipi. Gabriel es muy fan de Pocoyó y en sus capítulos se repite la frase: “Bien hecho, Pocoyó”. Él, cuando termina un puzzle en el ipad, o recoge los juguetes siempre dice: “Bien hechoooo”. Así es, cada vez que hacía pipi en el orinal, le decíamos: “Bien hecho, pipi”, y él super contento.

4. NO. Tenerlo en el orinal hasta que haga pipi. Los primeros días, lo dejábamos en el orinal hasta que hacía pipi. Hemos llegado a estar con él casi 30 minutos, él sentadito en el orinal y yo en el suelo del baño. ERROR! He de reconocer que es un bendito, porque estar ahí sentado tanto rato, no lo aguanto ni yo, pero nos dimos cuenta, que eso hacía que no nos pidiera pipi, y él tenía que aprender a pedirlo, y nosotros a detectar señales que nos decían que posiblemente quería hacer pipi. Ahora ya lo pide.

5. SI Y NO. El orinal. Nuestra experiencia es que para los primeros días, si. Pero ahora mismo, Gabriel ya hace pipi en el water de pie, y la verdad es que mucho mejor. La caca si que la hace en el orinal de momento.

6. NO. Nada de quedarse en casa. Yo también pensaba que salir era un agobio, pero es cierto, que Gabriel no se ha hecho pipi encima fuera de casa y ha aguantado perfectamente hasta llegar a casa.

7. CASI SIEMPRE que le preguntamos a Gabriel: ¿Tienes pipi?, nos dice que no: “No queres”. Está claro, que a veces no quiere, pero otras si, y dice que no. La pediatra nos comentó que casi todos los ñiños decían que no.

Respecto a la caca, nos está costando un poco más. Nos pide caca, pero cuando ya se ha hecho encima. Ayer en la guarde, la seño nos dijo que lo había pedido y había hecho en el water (por primera vez). Así es que genial.

Algo que he aprendido y estoy aprendiendo con la maternidad, es que no hay que agobiarse antes de tiempo, y que los niños son imprevisibles y nos sorprenden cada día. Espero que os haya servido el post y nuestra experiencia como papás primerizos.

Al menos, hoy en Valencia ha salido el sol, y vuelve el calorcito, así es que a disfrutar de lo que queda de semana.

Besos.

Tips de Belleza

Hola. Como sabéis estoy de baja por maternidad. Este mes y medio ha dado para mucho (estoy preparando un post con todo lo que está dando de si esta segunda maternidad). Una de las cosas es invertir en belleza para sentirme bien, guapa y además porque me gusta contaros productos que uso o nuevos que adquiero para poder comentaros mi experiencia.

bella1

Estas navidades me ha hecho especial ilusión tener de nuevo un perfume que me encanta. Siempre que lo uso, alguien me comenta: ¡Qué bien hueles! Incluso cuando lo llevo varias horas puesto. Soy muy fan de Narciso for Her.

bella2

He descubierto de Deliplus una sombra de ojos, un lápiz de ojos y un pintalabios que me han gustado especialmente. El pintalabios no huele a pintalabios. No se si me entendéis, pero hay pintalabios que huelen fuerte y no me gusta nada. Este tiene un aroma muy agradable y escogí un color natural que me parece muy mono y natural. Este en concreto es el número 03.

bella3

Aquí podéis ver mejor el color.

bella4

La sombra de ojos es en tono marrón grisáceo que queda muy natural también de Deliplus, y el lápiz de ojos me gusta mucho. Tiene una esponjita con la que puedes ahumarte el ojo fácilmente.

bella5

Esta máscara de pestañas es estupenda. Tiene efecto pestañas postizas y la verdad es que eleva mucho las pestañas y es fácil de desmaquillar.

bella6

Muy recomendable este colorete de Estee Lauder. Tiene un tono rosa que imita el rubor natural y que llevo usándolo mucho tiempo. Me lo recomendó una vendedora de Prieto y me he convertido en una fan de él.

bella7

Y por último el agua micelar de Avene. Os hablé es este post del agua de L’Oreal. Ambas me gustan mucho. Quizás la de Avene la veo más potente a la hora de desmaquillar y arrastar los restos de maquillaje.

bella9

Y hasta aquí mis últimos descubrimientos de belleza. Espero que os haya sido útil.Y vosotros, ¿algún descubrimiento de belleza reciente? Contad, contad…

Gracias por estar ahí. Muacs!

La llegada de Leo

Hola a todos. Vuelvo al blog, después de unos días conviviendo con el pequeño Leo, con dos peques en casa y después de pasar unas navidades que seguro no olvidaremos nunca.

Como no podía ser de otra forma, el primer post de este nuevo año se lo tenía que dedicar a Leo, nuestro pequeñín que dentro de poco cumplirá mes y medio.

leo1

Leo llegó por sorpresa. Mi fecha prevista de parto era el 21 de Diciembre, y el día 4 fue el día en el que por fin seríamos 4 en la familia.

Todo estaba fenomenal, de hecho ese día empezaba con monitores. Era mi semana 37 +4 días. Por la mañana rompí aguas, aunque no en grandes cantidades (como soy más de prevenir que de curar, llamé a la matrona y ella me tranquilizó…). Cuando llegamos a la consulta de mi ginecóloga para monitores efectivamente había roto aguas y además ya estaba dilatada de 2cm… “Ale, vete al hospital que hoy vas a ser mamá”.

Primera parada en casa a hacerme mi maleta (menos mal que la del pequeñín la tenía hecha), y después al hospital. Todo fue estupendo, muy rápido. Leo nació a las 19.45 horas, pesó 3.335kg y midió 50cm.

Leo2

Leo llegó en una fecha que me gusta especialmente:

Primero, porque todavía no hemos entrado de lleno en la Navidad.

Segundo, porque hay días festivos muy cerca para poder celebrar su cumple en familia.

Tercero, porque pudimos celebrar las navidades sin temor a un parto inminente. Además ya os comenté que la Nochebuena la celebramos en mi casa e imaginaros el caos que podía haber surgido si me hubiese puesto de parto ese día o días previos.

En definitiva, ya somos 4 en casa. No podemos estar más felices pensando en todo lo que nos queda por vivir con nuestros pequeños.

Leo está cada día más gordito y más guapo, y su hermano lo mira (de vez en cuando) y le da algún que otro besito (cuando quiere)…

Espero que hayáis tenido un feliz comienzo de año y nos seguiremos viendo por aquí, que tengo muchas cosas que contaros, aunque de momento publicaré una vez a la semana, hasta que pueda ir poniéndome al día.

Ya sabéis que podéis seguirme en Instagram, en twitter y Facebook.

Un besazo. Muacs!

Cosas que me pasan con 35 semanas

Hola. Esta semana es mi 35 semana de embarazo. Si todo sale como está previsto, me faltan 5 semanitas para la posible fecha de parto.

35semanas

La verdad es que me encuentro bien, pero el bebé es cada vez más grande, sus movimientos son cada vez más fuertes y ya se va notando la recta final. Os cuento algunas sensaciones y cosas que están pasando.

  • Cada vez que me levanto es como si mis ingles necesitaran contar hasta 3 para poder arrancar y empezar a caminar de manera normal.
  • La posición para dormir es cara / cruz o noches que solo cara. Quiero decir, lado izquierdo y lado derecho. O toda la noche lado izquierdo.
  • El pasado viernes, la tripa se me empezó a poner dura mientras caminaba. Dicen que son contracciones de encajamiento. Espero que sea así y el pequeñín no tenga prisa por salir.
  • Llevo semanas sin parar de lavar ropita del chiquitín, y sábanas, mantitas, peuquitos, arrullos, muselinas, preparar la minicuna, el cochecito del bebé, mis camisones y batas para hospital y casa, sujetadores de lactancia, cositas de aseo para el bebé… ¿Síndrome del nido? Pío, pío, pues creo que si.
  • Aunque tengo toda la ropita lista, todavía no me he preparado la maletita del hospital. Mi idea es hacerla a final de este mes, camino de la semana 37.
  • En el trabajo estamos a tope, con un proyecto que lanzamos pocos días antes de que yo salga de cuentas. ¡Madre del amor hermoso, qué proyecto tan hermoso!
  • A veces pienso que Gabriel pensará que su mamá es así, gordita, con barrigota.
  • Llevo haciendo dieta y pinchándome desde la semana 24, porque la curva larga del azúcar me salió un poco alterada, y mi ginecóloga ha querido controlarme para que  no se dispare. Cuando de a luz, quiero bombones y quesos de todas las clases.
  • En el primer embarazo dormía mi siestecita los fines de semana. En este ¿has dicho siesta? Con mi nene de casi 20 meses tenemos distracción todo el día.
  • Este año, si que si voy a anticipar más que nunca los regalitos navideños, amigo invisible y decoración de navidad, no sea que apuremos y no lleguemos a todo.
  • Además, celebramos la Nochebuena en mi casa. Si ya ha llegado el bebé, estaremos calentitos y si no pues al menos él seguirá calentito dentro de mi barrigota. ¡Mira que me gusta la Navidad!

Ya queda menos para que seamos 4, y empezar a vivir nuestra vida con dos peques.

Por cierto, después de ver la entrevista ayer de María Belón en Viajando con Chester, escuchar el horror que vivieron y el milagro de reencontrarse los 5, no dejo de pensar en mis nenes, en abrazarlos cada día, en besarlos y achucharlos, porque que queréis que os diga: La vida son dos días y hay que disfrutar y aprovechar cada instante.

A disfrutar del lunes y de todos los lunes del universo. ¡Muacs!

El hermanito de Gabriel

Hola!! Como sabéis, estoy haciendo el curso de Hello Creatividad Hello! Bloggin Pro (que por cierto, en Febrero lanzan la 2ª edición y os lo recomiendo si queréis darle al coco mañana, tarde y noche jajajaja). La verdad es que siento nostalgia porque quedan pocos días para que termine y estoy disfrutando un montón con él, aprendiendo muchísimo, conociendo a gente estupenda, descubriendo maneras de hacer las cosas distintas, y con muchas ganas de seguir mejorando para gustaros cada día más y más.

Este post es parte del curso, pero también parte de mi. De una personita que está creciendo en mi tripita, que en unos meses nos convertirá en una familia de 4, y que será el hermanito pequeño de mi querido hijo Gabriel.

Ya estoy de 32 semanas, con una barrigota redondita y prominente, con mi bebé que no deja de moverse, y con su hermanito mayor que aunque es pequeñín y no es muy consciente (tiene 19 meses), me desnuda la tripita, la besa y la acaricia como si supiera que ahí dentro, algo muy chulo está por venir.

Estamos muy felices, ultimando detalles para dar la bienvenida al nuevo peque y deseando que llegue Diciembre, porque van a ser una navidades diferentes, pero seguro que unas de las más felices de nuestras vidas.

No dejo de pensar en lo chiquitín que era Leo la primera vez que lo vimos, y en la personita que descubrimos en la última ecografía. Aprovechando un ejercicio del curso #helloblogginpro… ¿qué mejor que mostrar a nuestro chiquitín dentro de mi desde la semana 7 hasta ahora?

http---makeagif_com--media-10-29-2014-5B34Xw

¡Me emociona tanto verloooo! Ya va quedando menos para tenerlo entre nuestros brazos.

Espero que os haya gustado el post. ¡Feliz Jueves!

¡Ah! Y mañana os espero con el post de los viernes con nuevos descuentos y ventajas para que compremos más felicesssss los próximos días…. ¡Muacs!

Mi experiencia como mamá

Hoy os quiero hablar de mi experiencia como mamá. Mi bebé ya tiene 8 meses, y en estos meses muchas cosas han cambiado, o mejor dicho, son algo distintas a cómo eran antes, o mejor dicho, son mejores que como era antes…

Gabriel8

Voy a dedicar algunos post, si os parece bien, a contaros cosas de la maternidad, contada desde mi punto de vista.

Hoy os cuento algunas claves y detalles por si os sirven de ayuda:

  1. Clases preparación al parto. Yo os las recomiendo 100%. A ver, está claro que luego a la hora de la verdad, lo de los pujos, respirar, contar hasta 20, etc… cobra un valor relativo, pero realmente en estas clases te dan ideas, claves, y detalles que luego sirven y mucho. Nuestra matrona nos animaba a no ser madres pejigueras, protectoras, las del baño diario si o si, las de uyyy, ha hecho este ruido…¿estará enfermo mi bebé?. Simplemente nos decía que nos dejáramos llevar y con sentido común todo iría estupendamente. Está bien, porque hablas con otras mamás, ves sus tripitas como la tuya (bueno, la mía era descomunal) y compartes 1 hora con parejas encantadoras que esperan el ansiado momento tanto como tú.
  2. La primera puesta. El peso del bebé es algo que en las ecografías os cuentan y os dicen, pero luego el bebé pesa lo que pesa. Yo os aconsejo, a no ser que os digan que el bebé es muy chiquitín, que compréis un solo conjuntito de 0 meses o primera puesta (body + pijamita + camiseta + gorrito + manoplas), y luego ropita de 1 mes. Algunos pijamitas de 1 mes eran del mismo tamaño que los de “0” y la verdad, son muy sufridos y les vienen fenomenal. Gabriel pesó, 4.385grms, ya me dijeron que estaría rondando los 4 kg, pero cuando en la sala de parto mi marido le puso el conjunto de la primera puesta, la matrona se partía de risa de lo justo y apretado que le venía. Me dijo: Esta “noche déjale este conjunto, pero mañana ponle algo más holgado, que parece un superhéroe… “.
  3. El parto. Está claro, cada parto es un mundo. Que no te cuenten lo que le pasó a fulanita, ni a menganita, lo que sangró, lo que se complicó, que le dijeron pachín, y luego fue pachón… Te surgen muchas dudas, es verdad, estás deseando que salga la criatura, es verdad. Cada dolorcillo es ya parto inminente. En nuestro caso, un día antes de ponerme de parto, fuimos al hospital cargados como si no hubiera mañana, para regresar a casa porque todavía estaba todo verdecillo… Debo decir, que mi parto fue estupendo, mi marido, una pasada, la matrona una pasada, la ginecóloga otra pasada, la epidural…( ¡una ola a la epidural!), pasada total… Fue un parto rápido, precioso, feliz, muy feliz. Es verdad que cuando estás en la habitación junto a tu marido y tu bebé, te surgen muchas dudas, pero y al día siguiente ya puedes ducharte, levantarte, cambiar a tu bebé, cogerlo, achucharlo…
  4. La lactancia. Una de las cosas que se me quedó grabada en las clases de preparación al parto fue cuando nos dijeron lo importante que era ponerse al bebé en el pecho la primera hora de nacer, lo antes posible. Mi ginecólogo apoyó también esto, diciendo a los familiares que estaban en la sala de espera que era importante que no estuvieran mucho rato en la habitación, para facilitar ese momento. Fue increíble. En cuanto subí a la habitación me puse a Gabriel en el pecho y se cogió enseguida. Fue algo precioso. Realmente piensas… ¿Tomará algo? Pero él ahí estaba, enganchado a su mamá con menos de 1 hora de vida… Poco a poco se fue cogiendo mejor, y a los 3 ó 4 días de estar en casa tuve la subida. He podido darle pecho durante 6 meses. Siempre pensé que no podría, que no tendría suficiente leche, pero la verdad es que todo fue perfecto. Intenté quitarle el pecho en agosto, pero me dio tanta pena, que aguanté un mes más, hasta que Gabriel empezó con las papillas. La verdad es que dar el pecho es muy cómodo, y fundamentalmente un ahorro, pero es verdad que todo tu tiempo gira alrededor del niño.  Te vas a la pelu, de compras, de recados, al médico, y tienes que contemplar que no estarás más de 3 horas fuera. Yo conseguí que tomara cada  3 horas, porque eso de “a demanda” como que no iba conmigo… No quería estar todo el día con la teta fuera, y la verdad es que el pequeño aguantaba bien y no se quejaba demasiado.
  5. Pañales, cosmética del bebé y otras cositas. Por último y para terminar el post de hoy, os hablaré de mis pañales favoritos y los productos de cosmética que más me han gustado y me están gustando. De los pañales, me quedo sí o si con los de Dodot. He probado algunos otros, y la verdad es que los de de Dodot son los que más me han gustado. El resto me huelen como a producto químico y no me gusta. De cosmética, yo compré una cesta de Babé, que todavía estamos usando. Y sinceramente, me gusta mucho, igual que la pasta al agua de Deliplus (más que la de Babé) y el champú deDeliplus de Camomila que huele genial y le deja el pelo suave y muy brillante. La crema hidrantante uso la de Babé y me encanta. Su textura es ligera y se absorbe enseguida. La colonia, me encanta la de Deliplus que es muy fresquita y también la de Suavinex Baby Cologne y una que me regalaron de Tous. La de Suavinex y la de Tous las usé yo misma meses después de dar a luz. Las toallitas he usado las de Dodot Sensitive, las de Carrefour y las de Lidl. Me quedo con las de Dodot (aunque ya no uso las Sensitive). Y por cierto, hay unas de envase color naranja de Dodot (Dodot Básico), que huelen de maravilla.

Bueno, por hoy no os mortifico más… Espero haberos hecho sonreír, y a las que vayáis a ser mamás y a las ya lo que sois, espero haberos ayudado un poquito con el post.

Un abrazo a tod@s.