El dilema de la escuela infantil

Hace unos meses empezamos a hablar mi marido y yo de llevar al nene a la escuela infantil. Nos informamos sobre algunas escuelas, cerca de casa, un poco más lejos, pero que estuviera próxima a nuestros trabajos… Finalmente vimos una que nos gustó, cerca de casa. Una escuela que nos pareció que reunía las mejores condiciones (ya os hablaré de ella más adelante).

Foto vía Pinterest

Foto vía Pinterest

Cuando fuimos a la revisión de los 10 meses, le pregunté a la pediatra sobre ello. Le dije que habíamos pensando llevarlo en Septiembre de este año. Gabriel cumple los años en marzo, por lo que le comenté que el año que viene en Septiembre tendría dos años y medio y lo veía algo mayor. Su respuesta fue: ¿Mayor para qué?. Su opinión sobre el tema fue tajante: Belén, yo de ti no lo llevaría. Si puedes aguantarlo más, por lo menos hasta los dos años, mucho mejor. Me dio argumentos más que razonables sobre ello. Os resumo alguno de ellos:

1. Los niños no empiezan a socializarse hasta los 3 años.

2. En la guardería los cambian a unas horas determinadas.

3. ¿Qué los niños que van a la escuela están más espabilados que los que no van? No es cierto. Si en casa, les hablas y los estimulas, seguramente reconocerá contigo los colores, empezará a hablar, cantará, te pedirá cosas…

4. Las pautas para quitarle el pañal o el chupete te las puedo dar yo misma, no hace falta que sea en la guardería.

5. ¿Inglés? Si tu le repites todos los días: red, red, red… Al final el niño dirá Red.

6. El niño con quien mejor está es con alguien que lo conozca, que lo quiera y le cuide.

7.Lo que seguro traerá de la guardería son infecciones y el culete escocido.

8. Si realmente lo necesitas es una opción, pero no te engañes… no la más adecuada.

9. Sus defensas están mejor conforme más mayor es.

10. Cada niño lleva un ritmo y no hay que tener prisa.

Por supuesto, se que hay muchos papás que no tienen más remedio que llevar al peque con meses, porque trabajamos y cada persona vive una situación personal (además de que en España la conciliación es muy muy complicada). En mi caso, tenemos la suerte de que mis padres lo cuidan mientras nosotros trabajamos, y la verdad es que estoy muy tranquila porque se que mi hijo está en las mejores manos. Mucha gente me comenta sobre las obligaciones que les estoy dando a mis padres. Yo lo hablo con ellos, les digo que me digan lo que piensan… Mi madre, a pesar de no poder hacer algunas cosas al tener al peque, me recomendó esperarme más para llevarlo. Me dijo: “Mientras pueda, cariño, aquí están tu madre y tu padre para echaros una mano”.

En fin, que cuando salí de la consulta, tenía muchas dudas. La verdad es que sus argumentos son muy valorables porque la considero una muy buena profesional y persona, y no voy a negar que me hicieron pensar y recapacitar. Tanto que todavía sigo dándole vueltas… La decisión que tomamos a priori fue: Vamos a esperar para llevarlo, no hay prisa en que tenga que ser este año.

¿Qué pensáis del tema? Me gustaría mucho conocer vuestras opiniones y experiencias.

16 pensamientos en “El dilema de la escuela infantil

  1. Hola Belén.
    Tus dudas tienen fundamento, nadie quiere que su hijo empiece a coger todos los gérmenes y virus posibles del mundo, pero ya sabes que yo llevé a Patricia a la “guarde” con 9 meses. De todas formas, para mí, ese es el único inconveniente de dejar a los niños en una escuela infantil.
    Todos los pediatras aconsejan no llevar a los niños al cole hasta que no sea obligatorio, si tienes cómo apañarte, de hecho la pediatra de Patricia, cada vez que la llevaba con algún virus, resfriado o similar, siempre me preguntaba ¿va al cole? como dándome todas las respuestas al motivo de su malestar.
    Es cierto que todo lo que hacen en la escuela se lo puedes hacer tú en casa, pero para eso necesitas dedicación absoluta al niño. En este caso tus padres pueden estar mucho tiempo con él y por lo tanto lo pueden hacer y si son ellos mismos los que no tienen inconveniente en seguir cuidándolo, pues aprovéchalo.
    Yo, pese a lo malita que sabes que se puso al añito, pienso que es bueno que se relacionen con otros niños y que se acostumbren a estar con otras personas que no sea exclusivamente la familia. Eso sí, por recomendación de su pediatra, los 2 meses siguientes a la neumonía no la llevé al cole y aunque me ayudaron mis padres y mis suegros apenas trabajé en ese tiempo.
    En cuanto a hablar, su primo empezó a soltarse para hablar a los dos meses de empezar el cole, con casi 2 añitos y ella al año y medio ya enlazaba algunas palabras, claro que las niñas dicen que hablan antes.
    Yo creo que es una decisión muy personal. Si no estás muy convencida piensa que: hablar empezará a hablar tarde o temprano, si va en su carácter socializará cuando empiece el cole, ingles no va a aprender conversaciones ya y palabras las va aprendiendo con lo que le habla cualquier persona, así que, si te puedes apañar, puedes esperar.
    Espero haberte ayudado. Besos!!

    • Gracias Mª José… Cada niño lleva un ritmo, no hay que forzar nada porque todo llega. Es importante estimularles, la calidad del tiempo dedicado a ellos, jugar con ellos… Todo esto es porque es muy difícil conciliar, las jornadas laborales son fatales y la verdad es que tengo suerte de tener a mis superpadres. Un besito fuerte para ti y otro para Patricia.

  2. Pues Belén, yo, por mi experiencia, estoy de acuerdo con lo que te dijo la pediatra. Nosotros también nos planteamos llevar a Pol a la guarde en septiembre cuando tenía 1 año y medio porque parecía que al año siguiente ya sería mayor. Pero lo piensas bien y donde mejor está es en casa. Si no te queda más remedio, desde luego que en el cole va a estar genial y las seños les cuidan mucho y les enseñan muchas cosas. Pero vamos, porque no vaya al cole no va a ir por detrás de los niños que sí que van. Al final yo he metido a los 2 al cole en el curso de 2 años y creo que hicimos muy bien. A esas edad sí que en mi opinión es muy bueno llevarlos porque aprenden muchísimo, no sólo de colores, inglés, música y esas cosas, sino también de comportarse con los demás, disciplina y a nivel social en general.
    Piensa que luego se pasan ya toda la vida o yendo al cole o a la universidad o a trabajar… Así que que se quede en casita recibiendo toda la atención y mimos y ya os lo planteáis para el curso siguiente!
    Ah! y decidáis lo que decidáis… estad seguros de que habréis hecho lo mejor para vuestro hijo! Besitos

  3. Hola!

    Nosotras hemos sacado el tema a debate entre nuestras compis mamás. Hay opiniones muy dispares, pero por ejemplo en Marketing hemos llegado a la siguiente conclusión y es que las mamás prefieren llevar a los bebés a la guarde cuando tienen entre 1 año y año y medio. Por debajo de esas edades prefieren no hacerlo o cuando son niños por debajo del percentil. En general, opinamos que a partir del año y medio es aconsejable porque ayuda a su crecimiento, a su desarrollo y aprender a interactuar.

    Esperamos que nuestra participación te sirva. Saludos!

  4. Hola Belén, yo estoy 100% de acuerdo con tu pedriata. Mi primer hijo estuvo en casa hasta los 10 meses. Súper sano. Fue a la guardería con esta edad y ahí empezó la odisea: cada 15 días estaba malo. Nunca olvidaré el día de su primer añito y con 40 de fiebre y convulsiones. Al final lo saqué de la guarde, me lo cuidaron las abuelas porque yo trabajaba (aunque media jornada) y encima me hicieron pagar una cuota de mantenimiento en la guardería para no perder la plaza. Sin comentarios. Con mi hija lo tengo claro. Tiene 14 meses, me ayuda mi madre. Ella la tiene dos días, mi suegra otro, el resto de la semana está conmigo. Ahora trabajo por mi cuenta para estar con ella. He tenido que bajar el ritmo, también mi sueldo, pero soy inmensamente feliz a su lado. Nada paga esto. Mientras pueda estaremos así. No creo que pise el parvulario hasta los 3 años. Y está sana y feliz. Un abrazo

  5. Hola, yo también era partidaria de las guarderías. Tengo muchas amigas que han tenido hijos/as antes que yo y todas han coincidido que cuando un niño va a la guardería o cole se nota bastante (yo también lo noté con mi sobrina): aprenden psicomotricidad; canciones con colores, alimimentos, estaciones del año; también aprenden a recitar poemas… ¡Está genial! Pero también es cierto que si el niño es propenso a caer malito es un suplicio. Yo llevé a mi hijo con 8 meses a la escuela infantil y solo estuvo allí 3 meses. Lo tuve que sacar precipitadamente porque cogió 4 bronquitis durante ese tiempo. Fue alarmante: corridas al hospital a media noche, máscara para dilatarle los pulmones, hasta oxígeno llegaron a ponerle. Nosotros estábamos asustados y cansados. Finalmente contraté a una mujer de confianza para que cuidara de él y creo que ha sido la mejor decisión que he podido tomar: mi hijo no ha vuelto a estar malito, ha cogido peso y duerme fenomenal. Si te ayudo en algo, mejor. Muchos besos y seguimos en contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *